El caso Lafarge

Después de una corta enfermedad, el señor Lafarge murió el día 14 de Enero del 1840. Su joven esposa, Marie Lafarge (nacida Marie Capelle), fue acusada de asesinato por envenenamiento y encerrada en la prisión. Una semana después, los expertos locales fueron requeridos para realizar una autopsia y un test químico. Encontraron rastros de arsénico, con su característico olor a ajo, un precipitado sulfuroso amarillo, pero no pudieron dar respuestas concluyentes al tribunal. Durante el siglo XIX, el arsénico fue el veneno más empleado por los criminales, se podía obtener fácilmente a partir de los venenos para las ratas y era difícil de detectar porque sus síntomas se confunden con los de la cólera.

Casi al mismo tiempo, Mateu Orfila estaba realizando una serie de conferencias en la Academia de Medicina de París, el ensayo de Marsh. El nuevo instrumento fue introducido en 1836 y Orfila y otros toxicólogos lo consideraron un método revolucionario para descubrir arsénico en experimentos legales. En septiembre de 1840, con la aplicación del ensayo de Marsh en la muerte del señor Lafarge, obtuvieron un par de gotas de arsénico y la señora Lafarge fue condenada a cadena perpetua.

No todos los científicos reconocieron las conclusiones de Orfila. El físico y activista socialista y republicano Fançois V. Raspail escribió unos panfletos incendiarios contra Orfila pidiendo la liberación de Madame Lafarge. Durante el año siguiente, el debate se produjo en la Academia de Ciencias y en la Academia de Medicina. La prensa francesa dio una gran cobertura al suceso y el ensayo de Marsh recibió mucha publicidad y se convirtió en el instrumento científico de la época. El ensayo de Marsh estaba en los salones franceses, en las lecturas públicas y algunas obras recreaban el drama de Madame Lafarge, y éste ha permanecido en la memoria colectiva francesa hasta nuestros días.

Aparato de Marsh. James Marsh fue un químico británico (1794-1846) especialista en química analítica que concibió en 1836 un método para detectar y valorar el arsénico, conocido con el nombre de ensayo de Marsh.

Imagen de Marie Lafarge

Caricatura de Orfila realizada por François Fabre en su Némésis médicale illustrée, recueil de satires.